Periodismo: entre la guerra y la paz

Las operaciones de mantenimiento de la paz de la ONU reciben alrededor de la mitad del presupuesto del foro mundial, pero los proyectos tendientes a reconstruir los medios de comunicación en países donde funcionan esas misiones están muy desfinanciados, según expertos.

Naciones Unidas. La condena de dos periodistas de Ruanda por crímenes de guerra ilustra los peligros del rol de los medios de comunicación cuando transmiten rumores o discursos de odio en medio de conflictos violentos.

El Tribunal Penal Internacional para Ruanda, constituido para procesar a los culpables del genocidio de 1994, concluyó en 2003 que la Radio-Télévision Libre des Milles Collines (RTLM), que transmitió desde julio de 1993 a julio de 1994, “avivó las llamas del odio y el genocidio en Ruanda”.

Por lo tanto, condenó a Ferdinand Nahimana y Jean-Bosco Barayagwiza por genocidio e incitación directa y pública y conspiración para cometerlo, así como por persecución y exterminio, ambos considerados crímenes contra la humanidad.

guerra

Fue la primera condena de este tipo desde que el tribunal que procesó a criminales de guerra alemanes en la meridional ciudad alemana de Nuremberg condenó en 1946 al nazi Julius Streicher por incitación al antisemitismo desde su revista Der Stürmer.

La RTLM fue un ejemplo inusualmente extremo. Expertos de la Organización de las Naciones Unidas (ONU) y de otros ámbitos recomiendan a las instituciones que trabajan por la paz coordinar esfuerzos para alentar su enfoque entre los medios de comunicación locales.

En esa tarea deberían intervenir, incluso, agencias internacionales como el Programa de las Naciones Unidas para el Desarrollo (PNUD), el Banco Mundial y la Comisión de Consolidación de la Paz de la ONU.

“La clave en cualquier situación de conflicto es garantizar que la comunicación fluya como forma de diálogo”, dijo a IPS Sandra Melone, vicepresidenta ejecutiva de la organización no gubernamental Search for Common Ground.

En ese sentido, explicó Melone, “lo que ocurre en un plano político debe ser comunicado a la población, y las necesidades, deseos, temores y actitudes de la población deben ser comunicados” a las autoridades.

“En la mayoría de los casos, eso se piensa después. No hay suficiente financiamiento para eso. Es necesario desarrollar el rol de los medios en un marco de consolidación de la paz”, declaró a IPS.

Resulta imperioso “atraer la atención de la comunidad de donantes y del sistema de las Naciones Unidas al hecho de que las comunicaciones son extremadamente importantes para impedir la recaída en conflictos y para la gobernanza”, dijo a IPS Susan Manuel, jefa de la sección Paz y Seguridad del Departamento de Información Pública de la ONU.

Las operaciones de mantenimiento de la paz de la ONU reciben alrededor de la mitad del presupuesto del foro mundial, pero los proyectos tendientes a reconstruir los medios de comunicación en países donde funcionan esas misiones están muy desfinanciados, según expertos.

“La comunidad internacional debería apoyar a los medios locales para que sobrevivan como voces independientes en el sistema político”, dijo a IPS Bill Orme, asesor de desarrollo de medios en el Grupo de Gobernanza Democrática del PNUD.

“Las comunicaciones son la clave para la desmovilización de grupos armados, para la reconciliación, para celebrar elecciones”, observó.

Orme deploró que “las cosas se hacen, pero de un modo improvisado y de apuro. Las respuestas de la Comisión de Consolidación de la Paz no tomaron en consideración en absoluto a los medios. La palabra ‘medios’ no figura” en sus informes.

El vicepresidente adjunto de los Centros de Innovación del Instituto de Paz de Estados Unidos, Sheldon Himelfarb, dijo que el mayor desafío ha sido la ausencia de coordinación entre las diferentes organizaciones.

“Falta un vocabulario común y un marco estratégico para compartir lecciones entre los diferentes programas, porque el dinero es escaso. Tenemos 20 años de historia y evidencia según la cual se trata de un factor muy importante en la estabilización de sociedades frágiles”, dijo.

Los medios juegan un papel decisivo en la consolidación de la autoridad de gobiernos recientemente electos luego de conflictos, y actúan como conducto de retroalimentación con el público.

Himelfarb observó que, tras la guerra en Bosnia-Herzegovina, una campaña de información pública por radio y televisión que llegó a más de 90 por ciento de la población, titulada “Respeto”, pavimentó el camino de regreso a sus hogares de muchos desplazados.

En 1998, una campaña similar en Irlanda del Norte ayudó a que una vasta mayoría de la población aceptara el acuerdo del Viernes Santo en un referendo.

Sin embargo, es muy difícil llevar a cabo tales campañas en áreas remotas de países en situación de posguerra, donde la infraestructura ha sido destruida o, directamente, nunca existió.

“La comunidad internacional debería apoyar a las fuerzas existentes y unificarlas, o crear una infraestructura para la comunicación a nivel nacional”, dijo Melone.

El principal éxito de la ONU en esta área fue el lanzamiento de la Radio Unamisil en Sierra Leona, implementada en 2000 por la misión de mantenimiento de la paz.

La ONU alcanzó un acuerdo con el nuevo gobierno de Sierra Leona para mantener en funcionamiento la estación radial tras la partida de la misión, en 2005, mientras que el gobierno desarrolla un nuevo medio público independiente.

El fondo para la Consolidación de la Paz está a punto de hacer una propuesta para financiar esta nueva entidad, reveló Orme.

Como la mayoría de los países de post-guerra no pueden pagar esos programas, la ONU tiene un rol crucial que jugar en convertir el desarrollo de los medios en una prioridad dentro de sus estrategias de reconstrucción, y alentar a los donantes hacia ese fin.

“Sin asistencia internacional, es imposible”, dijo Orme.

En cuanto a Sierra Leona, el gobierno debe aprobar una ley de medios que garantice que la radio es “independiente y pública”, agregó.

Por sobre todo, es necesario centrar la atención en la calidad e integridad periodística, convirtiendo a la capacitación en un componente clave.

“La mejor manera de lograr una buena programación es asociarse. Nosotros podemos brindar asistencia técnica y ayudar a apoyar a nuevos periodistas, ampliando el círculo desde donde llegan las voces”, explicó Melone.

Anuncios

~ por Comunicadores de Magallanes en enero 20, 2009.

Una respuesta to “Periodismo: entre la guerra y la paz”

  1. disculpa, me encanto la foto k aparese mas arriba es de uds. o la tomaron de la red, si tiene mas info al respecto por fabor

    coke666@hotmail.com

    saludos¡¡¡

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

 
A %d blogueros les gusta esto: