Vocación radial, a pesar de todo

http://www.guaribe.com.ve/

radiocontroles

En la década de los ’80 y ’90 el fenómeno de la radio local era más fuerte, con emisoras como Minería, Golondrina, Perfección o Sol que tenían sus seguidores, pero los problemas económicos, sumado a la invasión de las radios satelitales, provocó que la mayoría de sus propietarios vendiera las frecuencias.

El personal de las emisoras es fundamental para que el producto radial llegue en óptimas condiciones a cada uno de los auditores.

Apenas se prende la luz en la sala de controles que dice “silencio, al aire”, los locutores y radiocontroladores se olvidan de todo y trabajan en función a su programa, en el que deben mantener un inmejorable estado de ánimo que se transmita a cada uno de los hogares; pero apenas se apaga esa luz y se silencia el micrófono, otro es el panorama que deben enfrentar todos los días los trabajadores radiales locales, porque deben enfrentar a diario la falta de auspiciadores, el despido de alguno de sus colegas y una serie de problemas que los aqueja desde hace años, sin que nadie autoridad logre soluciones para sus peticiones.

El viernes pasado celebraron su día, pero esta fecha pasó desapercibida pues no descansaron todas las emisoras, producto de la fuerte competencia existente.

ESCASEZ

Actualmente son 25 las radioemisoras que se puede sintonizar en el dial. De ellas, sólo 10 son ariqueñas y deben luchar a diario para salir al aire.

Puerta Norte, Coral, FM Más, Proclamación, Capíssima, Dimensión, Universidad de Tarapacá, Andina, Estación 106 y Sensacional son las que llevan la entretención y la información local a los hogares.

En la década de los ’80 y ’90 el fenómeno de la radio local era más fuerte, con emisoras como Minería, Golondrina, Perfección o Sol que tenían sus seguidores, pero los problemas económicos, sumado a la invasión de las radios satelitales, provocó que la mayoría de sus propietarios vendiera las frecuencias abriendo el dial a emisoras como Radio Activa, Pudahuel, FM Hit, Cooperativa, FM Dos, El Conquistador y tantas otras que coparon el dial con programación nacional.

El presidente provincial de la Asociación de Radiodifusores de Chile (Archi), Orlando Vargas Pizarro, precisó que, si bien es cierto que el fenómeno de las radios satelitales es bueno para el público receptor, estas adolecen de la instantaneidad y rapidez en la entrega de la información. “Además, cuesta que una radio cumpla el rol de servicio, tanto como se hace en ciudades como la nuestra, porque a los medios locales la gente los conoce más y sabe el trabajo incansable de ayudar a los demás”, expresó Orlando Vargas.

VOCACIÓN

Pero no todo es miel sobre hojuelas para las radios locales. Uno de los “golpes bajos” que le propinaron las emisoras locales es la cantidad programada de avisos publicitarios que toman las radios satelitales y que afecta los ingresos económicos de las alicaídas radios locales.

El presidente provincial de la Archi manifestó que las radios netamente locales permanecen en el aire sólo porque hay una vocación de trabajo en este medio de comunicación, en el cual son cómplices los propietarios y los propios trabajadores, quienes se las arreglan cada jornada para que la radio emita sus señales a toda la ciudad.

“La única respuesta que nosotros damos a esto es que hay vocación profesional y de servicio en las personas que laboran en estas radios. Hay algunos que ganan lo justo y necesario y otros que ganan poco, pero aún así siguen ligados a la radio, porque quieren que no muera”, dijo.

El locutor Guillermo Andrade, uno de los dueños de la mañana radial con su programa “Variedades”, que lleva 18 años al aire, expresó que las pocas radios que quedan son para mantener la tradición radial en Arica. “Las radios tuvieron su tiempo dorado y ganaron dinero, pero ahora cuesta conseguir auspicio y cumplir con las obligaciones económicas. Ahora estamos pasando por lo que llamo el romanticismo radial, porque a pesar de la crisis, seguimos con este trabajo y con un elevado nivel radial”, sostuvo.

SUELDOS BAJOS

Al hablar sobre el temas sueldos, las palabras del presidente de la Asociación Gremial de Trabajadores Radiales de Arica (Agtra), Carlos Leiva, van mucho más allá que liquidaciones bajas y previsiones sociales que forman parte de la utopía radial. Así es, porque la mayoría de estos funcionarios que se desviven por entregar un trabajo de primer nivel para la comunidad, deben concurrir al hospital para ver si los atienden en forma gratuita a ellos y sus familiares.

Luis Jachura, quien trabaja en algunas radios locales, pero la mayor parte del día ejerce sus funciones en la radio interna del Terminal Asoagro, aseguró que sólo el 20% de los 120 trabajadores radiales que laboran en Arica tiene un contrato, que asegura a dos radiocontroladores y entre uno o tres locutores por radio como promedio.

“El resto trabaja con producciones propias. Esto significa que locutores famosos en Arica que la gente los identifica en las calles ni siquiera tengan un contrato”, expresó Jachura.

Carlos Silva agregó que este sistema de producciones propias (deben arreglárselas para buscar la publicidad para su programa) ha provocado que al dial hayan ingresado “buenos y malos” elementos. Acusó que la mentalidad empresarial es la causante de que aparezcan jóvenes con nula experiencia, lo que baja el nivel de calidad radial.

PREVISIONES

El tema de las previsiones está ligado directamente al sueldo que reciben los locutores, radiocontroladores y los demás funcionarios de una radio. Y como la mayoría no tiene contrato y debe hacer “pitutos” para sustentar su vida familiar, la previsión social pasa a ser una palabra desconocida para ellos.

“Cuando los trabajadores se enferman y caen al hospital, tenemos que depender de las campañas solidarias y amistades; pero no sólo ellos enfrentan este problema, sino que sus parejas y sus hijos, porque no tienen la cotización para ir al médico y deben concurrir a la asistente social del hospital para que un especialista los atienda”, expresó.

Lo cierto es que las radios, que entrega información y entretención a la comunidad, pasan por un momento delicado y, de continuar así, deberán reajustar drásticamente sus programaciones, buscar más de la escasa publicidad y para evitar que el número de trabajadores continúe bajando. La mayoría de estos problemas ni siquiera los conocen los auditores, que ignoran las penurias por la que atraviesan los trabajadores radiales, porque éstos son invisibles, tal como los locutores y radiocontroladores, quienes ocultan sus problemas para que no salgan por los parlantes.

Anuncios

~ por Comunicadores de Magallanes en enero 20, 2009.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

 
A %d blogueros les gusta esto: