Prensa iraquí lucha por su autonomía

Un equipo de televisión de Al Yazira, en Irak. (Foto: Corbis)

Un equipo de televisión de Al Yazira, en Irak. (Foto: Corbis)

Reuters | Bagdad

Un auge de los medios de comunicación desde la invasión liderada por Estados Unidos en el 2003, da a los iraquíes la posibilidad de elegir entre 200 publicaciones impresas, 60 estaciones de radio y 30 canales de televisión en árabe, turco, sirio y dos dialectos kurdos.

La mayoría de los medios todavía permanece dominada por grupos sectarios que los usan para sus propios propósitos, y aún deben convertirse en empresas rentables mientras mantienen al Gobierno bajo escrutinio, el modelo occidental favorito.

“Los medios de comunicación son parte del nuevo ambiente democrático de Irak y traen consigo las mismas características y las mismas imperfecciones”, ha dicho Abdulzahraa Zaki, un editor de alto rango en ‘Al-Mada’, un diario independiente.

Hace seis años, los iraquíes tomaban un diario en la mañana y sólo veían la cara de Sadam Husein en la portada y los canales de televisión ofrecían alto poco más aparte de los interminables discursos del derrocado líder militar.

Hoy, los kioscos tienen decenas de diarios y las ondas están llenas con canales. Después de la caída del régimen dictatorial de Sadam y de las mejoras en la seguridad tras años de violentos enfrentamientos, los periodistas pueden informar con más libertad.

Financiados por bandos

Pero los periodistas aún están controlados por un sistema donde los medios son financiados en parte por poderosos bandos políticos que dirigen la línea editorial y deciden los temas a cubrir.

“El problema real aquí es que todas las partes están practicando autocensura sobre temas relacionados con sus propios intereses directos”, ha manifestado Ammar al-Shahbander, quien dirige la oficina del Bagdad del Instituto de Información para la Guerra y la Paz.

Take al-Furat, un canal respaldado por el poderoso partido religioso chiíta, el Consejo Islámico Supremo Iraquí, por ejemplo. Durante las recientes elecciones locales, los partidos oficialistas usaron horas al aire para promover sus mensajes.

Estos canales cambian las historias haciendo que sus opositores políticos luzcan débiles y restando importancia a los errores de sus propios dueños.

Ali Khasbak, editor del periódico propiedad del ex primer ministro interino iraquí, el chiíta Iyad Allawi, ha explicado que sus periodistas discuten sobre los problemas detectados en el partido de Allawi, pero estas opiniones nunca se imprimen.

Irak recién se está poniendo al día con las publicaciones en internet. Varios diarios iraquíes tienen sitios en la red, pero el uso de este medio aún es bajo, con 275.000 usuarios y 15.000 suscriptores en una nación de 28 millones de habitantes en el 2007, según un informe reciente de Estados Unidos.

La mayoría de los jóvenes que asisten a cibercafés, lo hacen para chatear o conocer personas. Blogs locales que ya existen, tales como Shalash al-Iraqi, sobre vida, seguridad y política, no son muy populares.

En busca de publicidad

Conseguir publicidad como una alternativa de financiamiento, que será la clave para publicaciones independientes, se ha vuelto complicado para el bajo nivel de la economía de Irak, fuera del sector petrolero.

Pero debido al ir y venir del patrocinio de los partidos según el calendario político, Shahbander ha expresado que los medios de comunicación deben alejarse de esta dependencia antes de que puedan lograr un modelo de negocio rentable y convertirse en un sólido control del poder político.

“Si el mercado de los medios no se fortalece, no se profesionaliza, entonces creo que las posibilidades de Irak de tener un desarrollo democrático serán más complicadas y tomará mucho más tiempo de lo que uno quisiera”, ha asegurado Shahbander.

Durante años, el Gobierno de Sadam se cercioró de que los periodistas que se atrevieran a hablar mal de él, fueran castigados con la cárcel o con la muerte.

Apoyo del Gobierno

Hoy, el primer ministro de Irak, Nuri al-Maliki, que está aumentando su poder de cara a las elecciones de fines de este año, es conocido por respaldar la libertad de los medios de comunicación, como lo estipula la nueva constitución iraquí.

El año pasado, el Gobierno estableció una norma para los periodistas, que fueron amenazados en un país catalogado como el más peligroso para estos profesionales, para permitirles la posesión de armas.

Cuando los medios locales se quejaron del duro trato que recibió el periodista de televisión Muntazer al-Zaidi por parte de los guardias del primer ministro, tras lanzarle sus zapatos al entonces presidente estadounidense George W. Bush, Maliki se reunió con los reporteros para tratar de calmar los ánimos.

Definitivamente no tenemos miedo. Escribimos artículos contra el primer ministro, contra las agencias de seguridad”, ha recalcado Zaki.

“No ha habido una reacción adversa del Gobierno contra ninguna organización de noticias iraquí, pese a las duras críticas e incluso acusaciones falsas”, agregó Zaki.

Actualizado domingo 29/03/2009 19:03 horas

Anuncios

~ por Comunicadores de Magallanes en marzo 31, 2009.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

 
A %d blogueros les gusta esto: