REPORTEAR HASTA MORIR

Diario de Mallorca – www.diariodemallorca.es

Por Lourdes Durán

Escribir desde el otro lado del espejo es virtud sólo concedida a los supervivientes. Escuchaba atentamente a Gabriela Wiener, una periodista que practica un género que desconocía del todo, ´periodismo gonzo´ le dicen, seducida por su travestismo lírico. No sé si hablaba en verdad o estaba teatralizando. Llegado a un cierto punto, su confesa inseguridad me enterneció. Me pareció una adolescente, cargada de complejos, sólo que sus ganas de vencerlos la convierten en una mujer audaz. Ella consiente en situarse en un periodismo “entre la etnografía y la literatura”. ¿De verdad creemos que estamos ante algo nuevo?
Un periodista situado en el lado del otro, en un ejercicio de teatralización de la realidad con el objetivo de contarla desde dentro, apenas puede añadir nada nuevo a A sangre fría, de Truman Capote. Verdadera literatura. Mejor periodismo.
Escuchaba con interés a Gabriela hasta que mi pensamiento voló a Ciudad Juárez, el horror que esta semana en Palma ha denunciado en primera persona Marisela Ortiz, maestra de una de las mujeres asesinadas en México con la connivencia y la omertá del gobierno, la policía y los aterrorizados habitantes. Las mujeres se han levantado, desafiando el pulso del corazón de las tinieblas. Saben que van a seguir matando –todas las víctimas tienen el mismo perfil y casi todas ellas son maquiladoras–, pero ahí están. No basta explicarnos estos crímenes, violaciones, torturas, descuartizamientos, secuestros, como fruto del machismo. Es evidente que hay que profundizar más. Le pregunté a Gabriela cómo haría su periodismo ´bonzo´ en Ciudad Juárez: “Convertir los temas serios en divertidos es difícil”, empezó diciendo. Llenó sus puntos suspensivos con un aguerrido: “Iría de cabeza. Cualquier cosa previa que tiene un periodista en mente antes de empezar un trabajo es un prejuicio. Lo único que sé, es que iría. Puedes tener planteamientos iniciales, aunque pongo énfasis en el azar, en lo que va a ocurrir. Puede ser que por una cuestión de ego, podría hasta morir. No quiero quedarme a medio camino… Igual no es mi tema”.
“Por una cuestión de ego, podría hasta morir”. Ahí es donde Gabriela Wiener fue sincera. Me dejó muda. Hacer periodismo de “empatía”, acabar asimilándote como víctima no me parece, en determinados casos como los crímenes de Ciudad Juárez, un ejercicio de valentía, sino de insolencia. Tendrás un sonoro y mediático entierro, pero la verdad seguirá a oscuras. Si lo que se va a suplantar es la personalidad de una mujer sometida a un Casanova, sumisa, como hizo Wiener sobre Badani, el polígamo peruano, estamos hablando de otro género, más cercano a los reality shows de la televisión. Ya me dirán si es o no periodismo.

Anuncios

~ por Comunicadores de Magallanes en diciembre 4, 2009.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

 
A %d blogueros les gusta esto: